El estmulo de Paolo

La llegada de Jefferson Farfán a Alianza Lima ha generado un impacto impresionante en el microclima del fútbol peruano. La conmoción aún persiste en el ambiente. 


Esta incorporación, de alguna manera, invita a la administración victoriana a redoblar la apuesta: lógicamente, el gran objetivo ahora mismo es Paolo Guerrero. El Depredador juega en Inter de Porto Alegre pero algunos aficionados sueñan con él en Matute para 2022.


Una eventual vuelta de Paolo generaría un impacto mayor en el campamento grone. Luego de la paupérrima campaña de 2020, la parcialidad aliancista necesita más estímulos de este calibre.  


Por Federico Colman.
Con info de Líbero.

PH: Getty.